.

En el libro “Candle to Candle“, libro totalmente recomendable sobre el tema del medioambiente actual, escrito por McDonough, arquitecto y Braungart, químico.
En un punto, los autores hacer una diferenciación entre dor términos: la materia biológica y la materia técnica o industrial. Los primeros de ellos son producidos por la naturaleza y perteneciente a la biosfera. La segunda en cambio, es toda aquella materia sintetizada en laboratorios e industria y que pertenece a la tecnosfera. La tecnosfera…. ¿Qué es la tecnosfera?. ¿Existe algo así?-
Efectivamente. Existe una tecnosfera. Una tecnosfera representa una capa, un sustrato que envuelve a nuestra  sociedad.

Imagen de la pelicula Blade Runner 

Por similitud, si la atmósfera se describe como la capa de oxígeno que rodea a la Tierra, la tecnosfera esta constituida por la industria, la comunicación, la ciudad, la velocidad, la información, internet, lo virtual, lo efímero  que rodea nuestra sociedad.
Del mismo modo que la sociedad no percibe el aire, tampoco somos consciente a primera vista de la tecnosfera que nos rodea, pero más importante aún sobre el tema, es que al igual que el hombre necesita del aire para su continuidad, hemos llegado a un punto que dependemos absolutamente de dicha Tecnosera.

.

Después de la charla de hoy en Proyectos IV, me gustaría compartir este artículo de Theodore Dalrymple  sobre Le Corbusier.
Se trata de una crítica subjetiva donde el autor compara al arquitecto con personajes como Pol Pot o Lenin, y por supuesto, su arquitectura no es muy defendida.
No quiero decir con esto que defienda las ideas del articulo, pero si, que en muchos casos, el arquitecto suizo se le trata como un dios, como el máximo exponente de la arquitectura de todos los tiempos, y sin considerar que hay aspectos de su arquitectura que fallan, y que incluso pueden llegar a haber “empobrecido” la arquitectura con su afán totalitario.

Solo decir que “os aproveche” el artículo e invitar a un comentario si quedan fuerzas.
Le Corbusier totalitarista:(function() { var scribd = document.createElement(“script”); scribd.type = “text/javascript”; scribd.async = true; scribd.src = “/javascripts/embed_code/inject.js?1300738718”; var s = document.getElementsByTagName(“script”)[0]; s.parentNode.insertBefore(scribd, s); })();



Me gustaria empezar este post con dos frases de Picasso que creo que reflejan exactamente lo que intentaré explicar a continuación: 


“Me llevó cuatro años pintar como Rafael, pero me llevó toda una vida pintar como un niño.”


“Cada niño es un artista. El problema es cómo seguir siendo un artista una vez que hemos crecido.”


Bien, después de esto…explicarme:


Cuando vemos a un niño pequeño, se puede ver la originalidad en estado puro: no existe ningún prejuicio, ninguna referencia, ninguna contaminación de la imaginación. Son capaces de ver otro continente en un parque, un monstruo en unas sombras o diseñar su propia casa con cuatro almohadones y dos sabanas. Toda esta fuerza de imaginación es increible, es arte. Lástima que con el paso del tiempo, sean pocos los que mantengan esa fuerza y esa originalidad. 

Con la carrera de arquitectura veo que pasa algo similar. Seguramente en todas las “artisticas”. Empezamos con unas ánsias de imaginación, de inconformismo, de personalidad muy grande, pero poco a poco nos vemos contaminando. Maduramos con las enseñanzar de Le Corbusier, de Mies, de la actualidad, pero es todo igual. Casas como cajas de zapatos, pilotis, minimalismo, diagramas….

¿Dónde esta la originalidad? Ya avanzado el curso, proyectamos muros de ladrillos, pilares y zapatas. ¿Acaso no hay algo más?

Fuera de lo material pasa de igual manera: ¿Una casa? Pues dormitorios, baños, una cocina y salón. Seguramente asi el infante sea mejor “arquitecto” que nosotros.

Hay algo que debemos cambiar, debemos intentar volver a la originalidad, a la obstracción, cuestionarnos todos los principios que nos han enseñado y empezar a proyectar sin ningún prejuicio inicial.

De esta forma crearemos arte, crearemos arquitectura, crearemos diversidad.

.

Hace poco me enteré que existia un gran blog escrito por Berto Pena que se puede convertir en una gran herramienta para nuestro trabajo: se trata de Thinkwasabi, un blog dedicado a la tecnología y a la producción donde se nos presenta numerosos post con miles de  consejos para no perder el tiempo, y con  recomendaciones para terminar nuestros proyectos y trabajos, y más importante aun, para poder disfrutar así de algo de tiempo libre, ese tiempo que tanto nos quejamos de no tener, pero que muchas veces no lo aprovechamos!

Recomiendo echarle un vistazo de vez en cuando!